LA ETERNA PROTESTA EN ALTAMIRA DE LA MITAD MÁS PEQUEÑA

Un estridente redoble de piedras contra metal era el tenso preámbulo: enardecidos protestantes defienden su voz electoral. Los decibeles de la percusión se elevaban, simultáneos a los frenéticos latidos.

Tiembla el asfalto, se agitan sudor y sangre.

La Guardia Nacional impide el paso de la manifestación hacia la autopista Francisco Fajardo. Más hilos de humo tóxico surgen de la ahora mancha verde oliva. Estudiantes y jóvenes se protegen con trapos avinagrados.

Metáfora de la terquedad eterna, de la marea que se aferra a su espacio, los que fueron con la ofrenda de voluntad a reclamar el derecho a ser libres, vuelven frente a la barrera militar, vitoreando un breve pero contundente grito: ¡Paz!

Publicado en la edición 251 de la Revista Exceso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s