JORNADA DE PROTESTAS #16F #ALTAMIRA ESTUDIANTES

La voz tecnicolor

11:50 p.m. del domingo 16 de febrero. El silencio en las calles es absoluto, contrapuesto a la vocería desbordada en éxtasis que hace doce horas retumbaba en Parque Cristal, Caracas, donde una multitud de manifestantes en contra del gobierno de Maduro se concentró para exigir el desarme de los colectivos armados que apoyan al gobierno.

Se congregaron estudiantes, madres, padres y abuelos. En fin, una variopinta muestra de la sociedad civil. El cierre de la manifestación estuvo en la voz de Antonio Ledezma, quien soltó al aire una frase resonante: “Hay que saber cuando terminar, mañana seguiremos manifestando, ahora vámonos todos a nuestras casas”.

Cerca de la una de la tarde, todo el gentío empezó a recorrer la Francisco de Miranda hacia Los Dos Caminos, asumiendo la voz en la atmósfera para gritar consignas, entre las cuales la más repetida sin duda fue: “Y va a caer, este gobierno va a caer”.

Espontáneamente la gente, o gran parte de los manifestantes, dieron media vuelta y se empezaron a aglutinar en la Plaza Altamira, desbordándola, llegando a abarcar hasta Bello Campo, siempre apuntando hacia su objetivo primordial: tomar la autopista.

Una fuente anónima de la Policía Nacional Bolivariana expresó que esa siempre es la exigencia de los manifestantes; cerrar la arteria vial principal de Caracas, por donde transita de un sentido al otro del país la industria y el comercio y se conecta el este con el oeste de la capital.

Los jóvenes que se arremolinaban encima de las barricadas de la Guardia Nacional, que bloqueaba los accesos a la autopista, silbaban y chalequeaban a los efectivos de seguridad cada vez que pasaban de una calle a otra.

Un joven, espontáneamente, tomó el megáfono y se dirigió a la manifestación, justo al final de la avenida Del Ávila frente al Banco del Libro:

“No les demos el gusto, a mí no me gusta tragar bomba y a ustedes tampoco. Ya cumplimos, vámonos a la plaza y desde ahí seguimos protestando. Mañana en la Plaza Brión seguiremos resistiendo, no tiene sentido enfrentarlos, ellos están armados, nosotros solo tenemos nuestras manos…”

La multitud lo ignoró. En su empeño por conquistar la autopista se mantuvieron inamovibles tensando una delicada calma.

Empiezan las seis de la tarde, los jóvenes cada vez más ansiosos por enfrentar a la GNB. Se escuchan, en pequeños grupos que se forman, otros líderes espontáneos, unos claman que el camino es enfrentar a la guardia, otros casi suplican que lo más prudente es abandonar la avenida y atrincherarse en la plaza.

Pasan tres horas, empieza una cadena nacional y el presidente venezolano, Nicolás Maduro asume la voz en el escenario, emprende un irascible discurso haciendo esporádicas referencias al nazismo, al fascismo y concluyendo que en la calle no hay jóvenes ni estudiantes pacíficos, hay agentes del imperio buscando derrotarlo a través de la violencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s